Sobre nosotras

Os preguntaréis: ¿Qué es un carisma? Carisma es un don, un regalo de Dios para la Iglesia, una experiencia del Espíritu para ser vivida, profundizada y desarrollada por la persona. Y aquí no queda la cosa: esto recibido hay que transmitirlo a los demás.

Santa TeresaEsto fue lo que ocurrió a Teresa: elegida por Dios para esa misión. Siente inquietud de remontarse hasta los orígenes, el deseo de una renovación de la Orden en la que había entrado para ser monja, la Orden de Ntra. Sra. del Carmen.

Foto de la ComunidadPara explicarnos, emplearemos algunos símiles ó metáforas, y será por que hablamos de vivencias en el Espíritu.

Somos como un pequeño laboratorio de amor. Sí, aquí en medio de nuestra comunidad se cuece a partir de las diferencias generacionales, de razas, de costumbres, de manías y todo lo que de diferente hay en cada ser humano, una amalgama de comunión. Se elabora con amor de Dios y limitaciones humanas, con perdón, cotidianidad, mucha oración y deseos de construir fraternidad auténtica como la de Dios, al estilo de Teresa de Jesús. Es decir con sentido común, sencillez, humildad, desasimiento, y amor a cada hermana.

El convento de Carmelitas descalzas de Sanlúcar la Mayor, bajo la advocación de San José, fue el segundo convento de la orden fundado en la provincia de Sevilla, en el año de 1590, luego del convento de la capital (Las Teresas). Era Gregorio XIV el Papa y Felipe II rey de España.

Tuvo su origen en la vocación a la vida religiosa de una joven sanluqueña, Beatriz Rodríguez Martín, hija de D. Bartolomé Rodríguez Torreblanca y Ana Martín, “de lo principal del lugar”, que en su casa había comenzado una vida de retiro, en oración y penitencia.

Su padre ayudaba a los franciscanos del santuario de Ntra. Sra. de Loreto, una población cercana, así su relación espiritual con estos padres influyó a la hora de optar por una orden religiosa. Beatriz “buscó a Dios y halló todo lo que deseaba”, dejó con el mundo las galas trocándolas por un pobre sayal franciscano.