Imprimir

Jesús recién nacido

¿Tan pequeño se hizo el sol,
que se acostó sobre el heno
y ni siquiera lo quemó?

¿Y tan pequeñito el mar
que se escondió en una lágrima
que en su cara vi rodar?

¿Tan pequeño, tan pequeño
se hizo el firmamento entero,
que lo vi tras sus pupilas
radiante cual los luceros?

¿Y tan pequeñito Dios
trascendente, eterno y fiel,
que se durmió entre los brazos
de María y de José?