Poesías

CrucificadoAtráeme, Señor, Imán divino
de poderosa fuerza.
Atráeme, mi Bien, hasta tu centro,
morada del Amor.

Atráeme y pégame a tu Cuerpo
sangrante y malherido,
permíteme apretarme a tu Costado
transido de dolor.

Concédeme unirme con tu muerte
desconsolada y sola,
la muerte sin sentido de este mundo
que no conoce a Dios.

Otoño"Los árboles esperan
tu llegada
para cubrirse de gorriones"

Árboles dormidos
en un largo invierno;
grises esquemas
privados de verde,
amarillo, blanco o rosa...
Duermen en silencio.
Y en silencio gestan
ríos de savia

ResurrecciónAmor… fuego
que es herida,
ausencia.
Presencia escondida
acendra mi relación contigo.
Tómame,
arrebátame de mí
y fúndeme
en tu misterio sin fin.

VidaJesús
Humilde,
Manso...
Desnuda soledad
el madero.

Carne lacerada,
costado abierto
Cuerpo inerme,
sin vida.
El Ungido...

- Pobreza y limitación,
dolor y enfermedad.
Impotencia…
La iniciativa es tuya, mi Señor.
Gracia y bondad.
Semilla madura que brota, estalla y reverbera.

- ¡Sígueme!… ¡Estoy VIVO!
¡Créeme!